Fuentes con voces, no periodistas

Uno de los grandes problemas del periodismo de hoy es que muchos de los que ejercen el oficio son de la opinión de que fueron derrotados por el “periodismo ciudadano”, y están tan convencidos de ello que se toman el tiempo de escribir ensayos como El periodista Dj es el medio. Pocas cosas son tan tristes como leer a un periodista que está convencido de que los ciudadanos cuentan historias mucho mejor que los de su profesión, y si el texto no estuviera cargado de una generalización tan abrumadora, dejaríamos pasar la ofensa, pero ese no es el caso.

Si se buscan medios que ejerzan ese “periodismo ciudadano” (término que ofrece tanta confianza como “dentista ciudadano”) encontramos una página web llamada Bottup cuyas publicaciones provienen de esos ciudadanos a los que O. Rincón se refiere en su ensayo, pero los entiende de una forma muy distinta.

Bottup es un medio en el que las noticias las dan los usuarios, entendiéndolos más que nada como fuentes de información que al mismo tiempo forman parte de la audiencia. Esos usuarios que proporcionan la noticia tienen potestad para decidir el enfoque que ella va a tener, e incluso pueden enviarla redactada para su publicación. El siguiente paso es de suma importancia: al recibir la información, el medio la pasa a su grupo de periodistas, quienes corroboran los datos, la veracidad de las fuentes que el usuario maneja en su escrito, editan el texto, editan el título, sacan subtítulos y, en ocasiones, la expanden y agregan fotos y/o videos que la complementen. En otras palabras, el ciudadano demarca el tema y proporciona la información, y el periodista toma ese material y hace periodismo. ¿Hay alguna diferencia con cómo se hacía el periodismo antes de la llegada del internet? Sí, ahora el medio responde mucho más a los deseos de su audiencia y trabaja mucho más de cerca con ella, pero más allá de eso el ciudadano continúa siendo una fuente de información y el periodista continúa siendo periodista. Hay una diferencia evidente entre ambos.

La crisis periodística existe, de eso no hay duda, pero las razones no tienen nada que ver con que los ciudadanos estén haciendo periodismo. Más bien, es un problema de adaptabilidad. Los periodistas, y junto a ellos los medios, han sido incapaces de evolucionar y adaptarse a un mundo conectado que trae millones de posibilidades para mejorar la creación y transmisión de noticias, y en lugar de ver oportunidades solo han visto inconvenientes. Con la creación de aplicaciones para teléfonos y la posibilidad de comunicar los hechos del momento usando fotos y videos en vivo, pareciera que los medios y periodistas están empezando a entender el camino que deben tomar, pero no se puede saber con certeza qué ocurrirá. Sólo queda esperar que por lo menos los periodistas sean capaces de dejar a un lado las competencias con los ciudadanos y empiecen a verlos como lo que de verdad son: aliados para realizar un mejor trabajo.

Advertisements

2 thoughts on “Fuentes con voces, no periodistas

  1. Gracias, Verónica, por compartir este ejemplo, no lo conocía. Por lo que describes entiendo que se trata de una plataforma de “crowdsourcing”, o agregación de información por parte de la comunidad, que es una herramienta muy interesante para que los periodistas, como dices, se apoyen en los ciudadanos como fuentes / voces de las historias.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s