Preguntas Proyecto: El Caporal

Pensando sobre mi proyecto de medio me han surgido varias dudas. De un lado, yo había planteado que la revista se publicaría en una versión física y una versión digital. Los suscriptores tendrían acceso a la versión física y al contenido de la versión física adaptado a los formatos de dispositivos tablets, móviles y demás. La versión digital sería de libre acceso en la web. Mi pregunta en torno a esto sería, ¿el contenido de la web ha de ser diferente al contenido de la versión física? Debería restringir la información de libre acceso en aras de justificar el hecho de pagar por la suscripción, como si en consumir la impresa hubiera un “plus”. O en cambio, debo buscar otros mecanismos para justificar el atractivo de la suscripción y publicar lo mismo en la web y en la revista diagramada.

De otra forma, el semanario tiene un enfoque regional y su cubrimiento se basa en los temas agrícolas y ganaderos de incidencia local. En un punto de la sesión sobre los proyectos me dijeron que según lo que yo planteaba la revista sería “técnica”, a lo que yo asentí. Ahora siento que no estoy segura de eso ¿El que la revista trate sobre temas de agricultura y ganadería la hace técnica? Principalmente lo que no pretendo es que la información a publicar sea netamente científica, especializada e inaccesible para la audiencia. También en ese sentido me preocupa que no puedan trabajar periodistas en el medio sin que tenga algún conocimiento especializado en el agro. La revista busca ser informativa y ofrecer análisis del sector  útiles a los agricultores, campesinos, ganaderos y de manera extendida a toda la población casanareña. Esta última pregunta no es fácil de plantear, a lo que apunto es a pensar si es indispensable que tal como se conceptualiza la revista esta deba ser inherentemente “técnica”. 

Advertisements

Preguntas: Agenda cultural del espacio público “Entre Calles”

Retomando mi propuesta, la idea de este nuevo medio se centra principalmente en construir un mapa interactivo de Bogotá en donde sea posible ubicar y referenciar la mayor cantidad posible de apropiaciones culturales y artísticas desarrolladas en el espacio público, para así formular una suerte de agenda cultural por fuera de la promovida en las salas, teatros y demás establecimientos “de puerta cerrada”.

Respecto a ello, he estado pensando que aunque existirá un equipo que reporte a profundidad algunas de las actividades, dinámicas como el crowdsourcing serán determinantes para minar la información en el mapa. Para ello, considero adecuado incluir una sección de foro/clasificados en donde las personas puedan publicar las actividades a realizar y hablen de sus experiencias.

Sin embargo, viendo la extensión y la enorme cantidad de actividades que se realizan semanalmente, me pregunto si, ¿para evitar errores en la difusión de información es mas prudente establecer contactos predeterminados (en este caso, organizadores reconocidos de eventos o coordinadores de grupos que se desenvuelvan en el espacio público) para que colaboren con un informe semanal? o si al igual que aplicaciones como Waze ¿es más conveniente que sean los usuarios quienes den cuenta de las actividades, sustentándolas con una fotografía o algo similar?

Por otro lado, para empezar con el medio planteo una prueba piloto en donde se recoja información de tres de las localidades más concurridas si de apropiaciones culturales del espacio público se trata: La Candelaria, Chapinero y Teusaquillo. Pero incluso en la prueba piloto el plan de sostenimiento me resulta problemático. Partiendo de esto me pregunto, ¿qué tan viable será cobrar por patrocinio a colectivos culturales de arte callejero a través de la página como insumo adicional al cobro por acceder a crónicas y reportajes más detallados sobre algunos de los eventos? ¿qué estrategias de publicidad debe usar el nuevo medio para posteriormente poder cobrar?

 

Estefania Díaz .

 

PREGUNTAS BLOG EDUCATIVO

Hola, durante la planeación de mi medio me han surgido las siguientes dudas:

  1. ¿Con qué público objetivo me quedo? Había estado pensando en sólo estudiantes de colegios distritales de Bogotá o enfocarlo para los adolescentes en general de la ciudad.
  2. Teniendo en cuenta el público con el que me quedaría ¿cómo generaría más sostenibilidad en mi medio a nivel financiero? Estaba pensando en Secretaría de Educación, colegios, universidades y grupos culturales, pero aún como no tengo muy claro lo del público no he llegado a una decisión más eficáz.

Mis dos preguntas: medio de crónicas

Inicialmente mi medio solo contemplaba hacer crónicas de manera escrita, no obstante, gracias a la retroalimentación esto ha cambiado un poco. La idea es abarcar también videoreportajes y audios -en forma de podcast- que retraten historias y vivencias en Bogotá. Sin embargo, la crónica puede abarcar varios temas y aspectos. Esto me deja una primera duda:

  • ¿Abarcar temas sociales, políticos y económicos que se desarrollen en la ciudad o abrir la posibilidad de hacer historias más ‘light’?

La segunda duda va más enfocada a la financiación. La idea es abrir una sección de cultura acerca de la movida en ese ámbito en Bogotá, y a partir de esto hacer publirreportajes. El problema radica en que el ámbito cultural de la ciudad es muy grandes porque abarca gran cantidades de actividades.

  • ¿A qué actividades delimitar la sección de cultura del medio de tal forma que sea factible utilizarlo para hacer publirreportajes pero también dar buena información?

Había pensado empezar a delimitar por obras de teatro y restaurantes, pero todavía no está concreto.

Preguntas Geonoticiero

Mis dos preguntas son:

  1. ¿Qué tipo de noticias locales (nivel localidad) pueden ser más importantes o tener mayor impacto en la calidad de vida de sus habitantes, que las noticias regionales o nacionales?
  2. ¿Realmente cambian las necesidades de información de localidad en localidad? ¿Qué noticia necesito saber si vivo en Usme (por ejemplo) pero me es indiferente si vivo en Usaquen?

Saludos y gracias por sus sugerencias.

jgt

Temer o creer

blog¿La construcción del lenguaje, per se: humano, cambia en su reproducción a manos del sistema operativo de una máquina? ¿Significa lo mismo hablar frente a un panel que hablar con una vista humana? ¿Existen sensaciones distintas en el contacto entre humanos y el contacto entre un@ human@ y un robot como CUBIE? ¿La ciencia ya superó a su propio creador?. Más que una respuesta conclusiva a qué tipo de preguntas utilizaría con un reportero humano y cuáles con CUBIE, siento que el ejercicio me produce muchas preguntas, mucho por explorar, mucho por experimentar y mucho por temer. Considero que las preguntas como construcción semántica no difieren mucho del reportero humano a las que haría CUBIE. Las palabras y sus significados están dados previamente por el ser humano y por ende, la máquina no habrá de distanciarse del sujeto, verbo y predicado y en general, de las estructuras gramaticales de un idioma.

Ahora bien, ¿formularía las preguntas idénticamente con un reportero humano y con CUBIE? No, definitivamente no. El dialogar con alguien, el estar en este mundo, sigue siendo una experiencia que se compone de momentos y otras experiencias. Comunicarse con otro ser sintiente, psicológico, “moral” y cognoscitivo, es una experiencia. Esa experiencia se fundamenta en el fenómeno de la habla y de la escucha. De la producción y la recepción del mensaje, pero además, del procesamiento del mensaje, de la reacción emocional que esto puede llegar a producir y de un sin número de procesos que se generan según cada ser, según la situación, modo, tiempo y lugar. Con un reportero humano yo haría las mismas preguntas que se hacen en el caso de CUBIE, ¿Estamos solos en el mundo? Sin embargo, en el desarrollo de esa pregunta y la consiguiente respuesta, aplicaría mucho de lo que hizo Peter Mansbridge. Habrían risas, contacto, control del tono de voz, entonación natural y a propósito, movimiento espontáneo de las manos, interacción, pausas estratégicas, gestos espontáneos, humanidad.

Siento que usaría a CUBIE en aquellas encuestas masivas que terminan cuantificando seres y cifras. Usaría al reportero humano para entrevistar a Obama ahora que termina su gobierno y las elecciones presidenciales parecen estar siendo catapultada por un personaje como Trump. Usaría a CUBIE para cosificar a cada persona en una recolección de datos sobre el calentamiento global y para poder codificar lo que tienen que decir en una encuesta al respecto. Usaría a un reportero humano para entender lo que están sintiendo y pensando en este momento los musulmanes que viven en Europa tras los ataques terroristas.

Supongo que no se puede ser reticente y cerrado al cambio. Como dije antes, este ejercicio me produce ansias de probar, experimentar y conocer. Considero que sólo a través de ese proceso podríamos tener criterios para aprovechar a CUBIE en ejercicios periodísticos y desecharlo en situaciones que aún siendo útil, serviría con mejores propósitos la mente humana y la complejidad de los seres.

Un blog de voluntarios para hablar del conflicto en América Latina

A raíz de algunas conversaciones que hemos tenido en clase, he transformado el objetivo/foco inicial del medio propuesto. Considero importante delimitar un poco más la comunidad de bloggers dedicados a contar experiencias de conflicto, por lo que ahora planteo un medio enfocado en el conflicto en América Latina. La idea es que colaboradores en la región alimenten el blog con historias relacionados con procesos de conflictos civiles y armados, pero también con experiencias y procesos de paz.

A pesar de que ahora delimito esta idea sólo a América Latina, considero importante mantener la traducción de los artículos a inglés, pues es una manera de llegar a un público más amplio que no necesariamente esté en la región, pero que pueda estar interesado en conocer las dinámicas de los conflictos que se viven acá.

Teniendo en cuenta esto les planteo dos preguntas, ambas relacionadas con temas de manejo del medio, más que con el contenido del mismo.

Cómo convocar: basada en la idea de Global Voices, el objetivo de este medio es construir una comunidad de bloggers voluntarios que escriban esas historias cotidianas del conflicto que no están en primera plana. Adicionalmente, es necesario conseguir voluntarios dispuestos a traducir estas historias al inglés por los motivos anteriormente expuestos. Sin embargo, la construcción de esa comunidad que diariamente alimente el blog tomará tiempo, pero para comenzar hay que pensar una estrategia de convocatoria que haga que las personas se interesen en escribir una historia. ¿Cómo creen que debe estar diseñada esa convocatoria? ¿Cómo se debe difundir? ¿Cómo y para quiénes debería ir dirigida?

El equipo editorial: en cuanto se trata de un trabajo voluntario, pero periodístico está claro que se requiere un equipo encargado de revisar y hacer la curaduría de las historias y de las respectivas traducciones. La pregunta es cómo se debe conformar ese equipo y por quiénes debe estar conformado. He pensado que inicialmente sí debe haber unas personas preestablecidas para ejercer esta labor, pero que con el tiempo ese equipo puede integrar a los mismo voluntarios, es decir, que algunas de las personas que se han encargado de escribir, hagan también el trabajo de revisión de las historias. A medida que la comunidad crezca, deberá haber más personas realizando este trabajo y a medida de que eso pase se seleccionaran personas dentro de quienes compone la comunidad. ¿Consideran viable esta idea o creen que es mejor establecer un equipo editorial aparte, que sea fijo y que no surja de los mismos voluntarios que alimentan el blog?

Estefanía Avella