Algoritmos Vs Reporteros Humanos.

Esta reflexión parte del artículo de Wired (2012) leído durante la novena semana del curso: Can an Algorithm Write a Better News Story than a Human Reporter?

Una palabra en este título (better) no solo sugiere que las historias creadas por algoritmos son una realidad sino que la calidad de estas historias es al menos aceptable, o  en su defecto, que dichos algoritmos son capaces de mejorar una historia que ya es buena. Dando esto por sentado, discutamos si en efecto las máquinas pueden escribir una -nueva historia mejor- que la que escribiría un humano.

Aún no es un hecho, o al menos no hay consenso o noticias de un artículo artificial mejor que uno escrito por un reconocido reportero (y tampoco parece probable que el año siguiente un algoritmo se gane un Pulitzer como se sugería en el artículo). Podemos especular sobre la respuesta, y al mejor estilo del lenguaje binario, evaluar lo que hay alrededor de un no, y lo que hay al rededor de un sí:

No:

La capacidad del algoritmo está en función de la capacidad del programador para alimentarlo. Como es el caso de “Narrative Science” (-NS-compañía dedicada a crear artículos a partir de datos y cuyo fundador Kristian Hammond fue entrevistado por Steven Levy para producir el artículo que funda esta reflexión), decenas de seres humanos deben estar al servicio del proceso de creación de cada historia: recolección de datos – contextualización – estructuración (gramatical o narrativa) – personalización del tono. Es fácil imaginar que una vez establecidos los parámetros de cada fase los algoritmos tendrán una capacidad de producción de historias infinitamente mayor que la de un ser humano, pero la cantidad no es garante de la calidad. Ahora, tengamos en cuenta la innovación como requisito actual de la calidad en el periodismo (y en todo); en este escenario es difícil imaginar computadores identificando fenómenos sociales como los que a diario emergen en el mundo real, y vinculándolos a su proceso de creación. Como está planteado el modelo hoy, son los seres humanos quienes los identifican, comentan, registran, y ponen en contexto a través de las redes sociales y otros tipos de plataformas. Las máquinas definitivamente pueden valerse de esto y seguramente lo hacen mejor que cualquier persona, pero mientras un sujeto de carne y hueso no haga uso de su juicio y objeción para captar un fenómeno y subirlo a la red, el valor de los algoritmos es mínimo (y ahí sí, solo servirían para mejorar estructuras o alterar el tono de artículos escritos con anterioridad).

Volvamos al ejemplo de Zygmunt Bauman en relación al reportaje de Decca Aitkenhead sobre las manifestaciones de mujeres en Inglaterra  frente a la sentencia del pedófilo T. Cook (Bauman, Zygmunt: In Search of Politics, 1998). situémoslo no en 1998 sino en 2016, e imaginemos un reportaje escrito por las máquinas de NS a partir de datos o criterios en torno a la pedofilia, sentencias, y manifestaciones. ¿Algún artículo, en un millón o en la cantidad que pueda leer quien quiera que defina cuál es el mejor, vincularía los hechos observables (o a la luz de hoy -registrados en la web-) a la posibilidad de odiar a alguien en público y la necesidad de trazar la línea entre las personas decentes y el resto? Quizá esto sea posible gracias al azar, pero la probabilidad es infinitesimal, mientras el mar de basura que se produciría en el camino aumentaría su nivel a tasas exponenciales.

Si:

La pregunta excede el ámbito periodístico. Si las máquinas son capaces de conclusiones como la de Decca Aitkenhead o de identificar los fenómenos sociales, culturales, económicos, e incluso filosóficos detrás los hechos observables con que se alimenta la web y con que se alimentan los algoritmos, estamos ante un problema ontológico (exagero en chiste, pero lo digo en serio): si las ciencias sociales están al servicio del entendimiento humano y ese entendimiento al servicio de las políticas públicas de las que depende que vivamos bien o mal, y todo lo que nos falta por saber y persiguen los grandes pensadores sociales va a ser resuelto rápidamente por los computadores, tenemos todo que celebrar como civilización.

Pero en tanto seres humanos vivimos inmersos en juegos de poder, y como el poder depende de la información y el conocimiento, la pregunta siguiente es si nos tomaríamos en serio los hallazgos de las máquinas. Y en tal caso ¿Cómo sería la puja por dicha información? ¿La compartirían los programadores?

Y para terminar, dejemos abierta una pregunta con la que quizá nos habríamos ahorrado esta disertación: ¿Un nuevo mejor artículo es una artículo con nuevas luces sobre un tema que nos atañe a nivel social, o es simplemente información articulada más fácil de leer y más proclive al clic?

jgt

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s