Preguntas: Sobre la Salud en Colombia

 

Mi proyecto consiste en hacer una radiografía de la salud en el país. Se conocen cientos de cifras y casos documentados sobre negligencia desde la óptica de los pacientes, pero no existe un seguimiento a la contraparte, es decir los médicos y las entidades de salud.

 
La idea es que los pacientes puedan alimentar la página contando sus experiencias y elaborar una lista de las entidades y los médicos que han recibido algún tipo de sanción o demanda por negligencia, mala praxis o situaciones similares.

 
En otras profesiones como para los ingenieros o abogados se puede consultar si las licencias profesionales están vigentes, si la persona tiene o ha tenido alguna sanción o suspensión temporal. No existe un consolidado para conocer esta información en el área médica, lo que deja conocer el Tribunal de Ética Médica es superficial y para un derecho constitucional como la salud debería ser información pública. Según información del Ministerio de Salud, hace cerca de un año, se le otorgó al Colegio Médico Colombiano la facultad de entregar las tarjetas profesionales en el gremio, con lo que se está construyendo el Registro de Talento Humano en Salud (Rethus). No obstante, no está totalmente consolidada y el Ministerio está trabajando en un aplicativo web para que la gente pueda hacer las consultas.

 
Según la FLIP, los delitos de Injuria y Calumnia tienen limitaciones. Lo dicho y hecho por una persona varía dependiendo del interés público que tenga y de la personas que se trate. Si se trata de informar sobre lo acontecido a un personaje público, hay menor protección de sus derechos a la intimidad, honra y buen nombre.

“La honra se afecta por información errónea y opiniones manifiestamente tendenciosas sobre la vida privada de alguien”. Corte Constitucional. Sentencia C-442 de 2011.

 

En ese sentido mis preguntas:

– ¿La información sobre la praxis de una persona en su oficio, puede considerarse como parte de su vida privada y publicarla puede atentar contra su buen nombre?
– ¿Hasta dónde permitirían ustedes que los usuarios publiquen información, sustentada con documentos, sobre los médicos o las entidades?

Gracias por sus comentarios. Paola

Advertisements

Crear contenidos para el negocio

Internet llegó a salvarnos, a inventar el posperiodismo, pero también a favorecer el oficio como negocio. Para contrarrestar el hecho de que la gente está haciendo periodismo a diario favorecidos por el acceso a la tecnología, los periodistas buscan contenidos para ofrecerle alternativas a los usuarios, y eso es información de farándula, que más que entretenimiento bien trabajado, es sensacionalismo.

En este punto el periodista debe alejarse de eso y convertirse en un periodista Dj, lo que se traduce en la creación de contenidos nuevos que alejen a los lectores de la información contaminada que llega por todos los medios, y convertirse en ese medio. Esto significa no ser un curador que solamente selecciona información sino jugar convertir los datos que llegan por todos los canales, y como las notas musicales, jugar con ellas para crear una melodía, juntar los retazos de información en torno a un tema y hasta obtener una pieza periodística que ofrezca solo lo atractivo y elimine la basura.

Sin embargo, para que esto tenga éxito el público debe estar formado por ciudadanos activos, pues son ellos y sus reacciones los que le dicen al Dj qué funciona en determinados entornos, qué tiene éxito, cuáles ritmos combinan y se convierten en cocreadores de la producción periodística.

Los medios independientes ya no existen, no son posibles en la sociedad de hoy, todos persiguen una ideología, todos dependen de la esfera pública y luchan por imponer la agenda setting, lo que no está mal si es estrictamente en ese sentido. Pero si la independencia representa desconectarse de los ciudadanos para perder legitimidad y credibilidad, es donde se debe revaluar el papel y valor social de ese medio. Gran parte de esta tarea la tienen los buenos periodistas, pues su calidad debe ir más allá de lo malo que pueda ser el medio al que pertenecen, deben cuestionar los poderes, las estructuras burocráticas de las sociedades, y con buen criterio e investigación deben fortalecer las democracias.

La narración a las audiencias es otro tema clave, de nada sirve tener un excelente material si no sabe cómo comunicarlo. Y se debe tener esa atención precisa en cada pieza, pues un usuario puede ser una oportunidad única, si lo decepcionas la primera vez que logras atraerlo a ti, quizás no vuelva. Tal como puede suceder con un establecimiento comercial con la mejor infraestructura y óptimas condiciones para su objetivo de negocio, cuando se vende entretenimiento y se tiene un mal Dj, de nada va a servir todo lo demás. Primero alcanzar tu objetivo, luego el valor agregado.

Datos, redes, información, usuarios, herramientas, multimedia, información, conexión, aplicaciones, son muchos conceptos que en una sociedad hipermedial ya no significan nada por separado, pero son la solución con la relación adecuada entre ellos. Con el usuario se debe ser transparente, se le debe demostrar que como lector importa antes que el negocio. Claro, todos necesitamos los ingresos, pero esto no debe interferir en el producto que ofrecemos, al menos no de forma que nuestro público objetivo lo note.

 

Paola Páez Infante